Ante el dolor, cuándo aplicar frío o calor

Cuando sentimos dolor o sufrimos algún golpe, en ocasiones nos indican que apliquemos calor en la zona afectada. Sin embargo, en otras ocasiones, nos recomiendan aplicar frío.

¿Qué sentido tiene que unas veces se aplique frío y otras, calor? ¿Existe alguna razón de ser para todo esto? ¿Cuándo aplicar frío o calor?

Sigue leyendo y descubrirás cuándo es mejor la aplicar frío y cuándo es preferible aplicar calor.

cuando-aplicamos-frio

En qué situaciones deberíamos aplicar calor

  • Patologías crónicas de más de 6 meses de evolución.
  • Tendinitis crónicas
  • Lesiones musculares prolongadas
  • Antes de realizar algún ejercicio
  • Contracturas y espasmos musculares
  • Rigidez articular

La aplicación debe realizarse durante 10-20 minutos en intervalos de 2 horas, no antes, por el riesgo de aumentar la temperatura corporal en exceso.

En qué situaciones debemos aplicar frío

  • Traumatismos y patologías agudos
  • Esguince de tobillo
  • Rotura muscular
  • Tendinitis
  • Hematomas o derrames
  • Procesos postoperatorios

Se aplica durante 10-20 minutos cada 2 horas, y nunca directamente sobre la piel.

cuando-aplicamos-calor

Beneficios de aplicar calor o frío

Y ahora que ya sabemos cuándo aplicar frío y cuándo calor, es interesante conocer qué beneficios nos pueden aportar tanto el frío como el calor.

Cuando aplicamos calor:

  • Aumenta el flujo sanguíneo, mejorando el aporte de nutrientes.
  • Mejora la cicatrización
  • Disminuye la sensación dolorosa.
  • Incrementa la plasticidad y la elasticidad del músculo.
  • Disminuye la rigidez articular.

Cuando aplicamos frío:

  • Disminuye el espasmo muscular.
  • Se produce un efecto antiinflamatorio y analgésico.
  • Se da un efecto circulatorio (vasoconstricción) que hace que disminuya la hemorragia.
  • Puede favorecer la sedación de la zona.

cuando-aplicamos-calor-o-frio

Aplicación de forma intermitente de calor y frío

Cuando se habla de aplicar frío y calor de forma intermitente se suele referir a la aplicación de baños de contraste, que consisten en alternar frío y calor. Se pueden realizar en 15 minutos, alternado 3 minutos en agua caliente y 1 minuto en agua fría, repitiendo el proceso 4 veces.

Si el objetivo es la relajación, se debería empezar y terminar con agua caliente. Por ejemplo, antes de irse a dormir. En cambio, si lo que se está buscando es la estimulación, es preferible empezar y acabar con agua fría. Sería el caso de quien se va a ir a trabajar.

Este tratamiento se suele recomendar para:

La utilización de frío o calor va a depender de si hay o no un proceso inflamatorio agudo. En caso de que no se sepa si existe un proceso inflamatorio, se recomienda aplicar frío pues, el calor, podría empeorar el proceso (especialmente si es agudo); sin embargo, el frío, aún tratándose de un proceso crónico, no resulta perjudicial.

Y siempre, ante cualquier duda, recomendamos consultar a un profesional de la fisioterapia.

aplicar-frio-o-calor

Esperamos que os haya servido de ayuda este artículo sobre cuándo aplicar frío o calor ante una lesión o dolor.

OTRAS NOTICIAS

  • Te dejamos algunas sugerencias de juguetes adecuados para bebés y extraordinarios regalos para ellos....

  • La luxación congénita de cadera, también llamada displasia del desarrollo de la cadera es una alteración que presenta esta articulación, ya sea en la parte del fémur o en la parte de la pelvis que la conforma o, incluso, en ambas. ...

  • Mantener a tu bebé sano y evitar que contraiga resfriados o infecciones, puede ser un desafío cuando llega el invierno. Compartimos, en forma de consejos, algunas precauciones que puedes tomar y que ayudarán a reducir el riesgo para tu bebe...

  • Los juguetes de agua para niños y el tiempo libre te permiten dedicarles un tiempo especial a tus pequeños ✅. ¡Sigue leyendo!...

Valora este post