Disfunciones de hígado y vesícula

¿Qué son las disfunciones de hígado y vesícula?

El hígado es una víscera maciza ubicada bajo nuestro reborde costal derecho y tiene múltiples funciones entre las que destacamos su función depurativa, de manera que destruye los tóxicos procedentes de los desechos producidos de forma natural por nuestro organismo, como el amoníaco, pero también los que ingerimos, como el alcohol o los medicamentos; tiene también una función sobre el metabolismo de los glúcidos, lípidos (colesterol y triglicéridos) y proteínas, interviene en la síntesis de la bilis que se almacena en la vesícula biliar y su función es emulsionar las grasas ingeridas. También tiene función de almacenamiento de vitaminas liposolubles (A, D, E, K) y de glucógeno que es una reserva de energía de rápida utilización.

La disfunción de estas vísceras pueden oscilar desde patologías puramente funcionales, es decir lo que conocemos como que la víscera se encuentra “sobrecargada” y no puede realizar bien su función, hasta ya patologías médicas que sí requieren de una intervención del médico especialista.

La disfunción de estas vísceras pueden dar síntomas muy comunes como digestiones pesadas, “mala digestión” sobre todo de las grasas, cefaleas sobretodo matutinas, sensación de cansancio constante sin haber realizado grandes actividades previamente, dolores musculoesqueléticos variados en hombro derecho, columna dorsal y articulaciones periféricas como resultado de los que llamamos reflejo víscero-somático que sería reflejar en

nuestro sistema musculoesquelético aquella “sobrecarga” hepática cuyo tratamiento tiene muy buen resultado.

¿Qué posible origen puede tener?

El origen de esta “sobrecarga hepática” puede ser múltiple y además es bastante común en nuestras consultas, en pacientes que toman mucha medicación son muy frecuentes. Otras causas son dietas desequilibradas o cualquier tipo de tóxico externo que entre al organismo.

¿Cómo lo tratamos?

El tratamiento no solo se realizará sobre el hígado y la vesícula biliar sino que realizaremos técnicas manuales diversas para mejorar la movilidad y la motilidad (función) de las vísceras, haciendo técnicas directamente sobre ellas y sobre los tejidos de alrededor. Asimismo trataremos la columna vertebral y en especial los segmentos vertebrales encargados del control neurovascular de dichas vísceras para asegurar su correcta nutrición e inervación. Todo lo anterior sumado a una serie de consejos nutricionales donde se eviten alimentos que hacen mas lenta la función de estas vísceras e ingiriendo alimentos que favorecen todas las funciones anteriormente descritas.

Disfuncion-del-higado

TESTIMONIOS

DISFUNCIONES DEL HÍGADO Y VESÍCULA