fbpx

Fracturas

¿Qué es una fractura?

Una fractura es la pérdida de continuidad de la superficie del hueso. Es decir, un cambio en la forma normal del mismo.

Se produce como consecuencia de la aplicación de una fuerza superior a la que éste puede resistir, pudiendo llegar a romperse totalmente o de forma parcial, lo que conocemos como fisura.

Tratamiento de fracturas en Clínica Luis Baños

Sus causas

Las fracturas se pueden producir por múltiples causas, como por ejemplo, un traumatismo directo, que produce un impacto sobre una superficie ósea, un accidente de tráfico que cause una fuerza de alta energía que nuestro hueso no sea capaz de resistir, un golpe o torcedura brusca producida por una caída, así como lesiones en el ámbito deportivo, donde un gesto brusco, caída o choque con algún adversario puede producir un traumatismo que supere la elasticidad del hueso, llegando a fracturarlo.

En el ámbito deportivo o en personas que realizan actividad física de manera regular podemos encontrar también fracturas por estrés. Este tipo de fracturas no requieren de un traumatismo brusco o gesto exagerado, sino que se producen por microtraumatismos repetidos o una excesiva carga en la estructura ósea.

Tipologías de fracturas

Dentro del tipo de fracturas que se pueden producir encontramos fracturas con o sin desplazamiento, abiertas o cerradas, simples o conminutas, fracturas por estrés, edemas óseos y fracturas por osteoporosis.

  • Fractura con o sin desplazamiento: Tras la fractura el hueso puede, desplazarse, en este caso, se produce una separación de los bordes de la fractura, o romperse sin que haya desplazamiento.
  • Fracturas abiertas o cerradas: Si la fuerza de aplicación o la intensidad del impacto es muy alto, además de romperse, el hueso puede romper el tejido circundante llegando a producir rotura incluso de la piel, hablamos aquí de, fracturas abiertas. Las fracturas cerradas son las que se producen sin que el hueso rompa la piel y salga al exterior.
  • Fracturas simples o conminutas: Cuando un hueso se fractura puede romperse en un solo trazo, es decir encontramos una sola línea de fractura, es decir, una fractura simple, o romperse en varias partes, lo que se conoce como fractura conminuta.
  • Fracturas por estrés: Son aquellas que se producen cuando se producen fuerzas de presión o impacto de manera repetida en un hueso. Suelen producirse sobre todo en deportistas o personas que realizan actividades físicas de manera frecuente.
  • Fracturas por osteoporosis: Este tipo de fracturas es una de las más importantes, ya que aproximadamente 3 millones de personas padecen de osteoporosis en nuestro país. La osteoporosis es una patología que afecta al tejido óseo, produciéndose una disminución de la densidad de la masa ósea. Esto hace que los huesos se vuelvan más débiles, aumentando el riesgo de fracturas.
  • Edema óseo: No es un tipo de fractura como tal, pero sí produce una alteración del hueso trabecular, que es la estructura interna que forma nuestros huesos. Esta estructura trabecular, está formada por una gran cantidad de vasos sanguíneos, que pueden verse afectados, dando lugar a una inflamación interna en el hueso.
Representación gráfica de los distintos tipos de fracturas óseas que hay

Manifestaciones clínicas

Lo más importante si hemos sufrido algún traumatismo brusco, caída o golpe, es acudir lo antes posible a nuestro médico para que, mediante las pruebas radiológicas que considere oportunas, pueda realizar un diagnóstico rápido y eficaz.

Si has sufrido una fractura, el personal facultativo será el encargado de decidir si se debe tratar mediante cirugía o si, por lo contrario, deberá ser inmovilizada con escayola, así como el tiempo de inmovilización o reposo que necesitará para que el proceso de consolidación ósea sea el adecuado.

¿Qué síntomas se manifiestan?

Exiten algunos síntomas que podemos notar y que deberían alarmarnos en caso de haber sufrido una caída, un traumatismo o una torcedura grave.

Algunos de los más comunes que se manifiestan tras haber sufrido una fractura son:

  • Hinchazón intensa, hematoma o hemorragia
  • Dolor intenso en la zona del golpe o caída.
  • Entumecimiento y hormigueo en la zona afectada
  • Impotencia funcional, es decir, incapacidad para poder mover la articulación lesionada.

¿Se pueden prevenir las fracturas?

Es complicado hablar de prevención de fracturas, ya que, en un sujeto sano y por debajo de los 50 años, normalmente el tipo de fracturas que se producen son por traumatismos, golpes o caídas, que raramente se pueden evitar.

Sin embargo, las fracturas osteoporósicas, que se producen como consecuencia de un cambio en la consistencia del hueso, sí se pueden prevenir siguiendo una serie de pautas y hábitos saludables. La dieta y el ejercicio pueden ayudar a mantener una estructura ósea en mejor estado.

Ana Isabel sufrió una rotura de húmero por una caída en casa

Me acordé de que, cuando mi madre tenía algún dolor, iba a Clínica Luis Baños y decidí ir, pedir consulta y a ver qué decían.

Decisión acertada porque me examinaron y me dijeron que sí tenía arreglo con tiempo, […]

[puedes ver el testimonio completo aquí]

Tratamiento tras una fractura

Tras la intervención quirúrgica, en caso de que la hayas necesitado, o tras un período prolongado de inmovilización, es cuando verdaderamente empieza la parte más importante: tu recuperación.

Pincha en LEER ARTÍCULO y descubre de qué forma el equipo de fisioterapeutas y readaptadores de Clínica Luis Baños puede ayudarte a garantizar una recuperación efectiva.

Tratamiento de fracturas en Clínica Luis Baños

Si la fractura no se ha desplazado, es decir, el hueso está roto pero no se ha movido de su sitio, se necesitará inmovilizar la extremidad por un tiempo. En el caso de que la fractura fuera desplazada y no esté en su sitio el médico intentará colocarla para después fijar la extremidad y en casos más severos, sería necesario operar.

Desde que se inmoviliza la extremidad o poco después de operar se debe de empezar con el tratamiento fisioterápico para evitar los problemas que surgen por una inmovilización prolongada. En Clínica Luis Baños disponemos, aparte de un gran equipo de profesionales que pueden orientarlos en estos casos con pautas de tratamiento y ejercicios desde el primer minuto tras la valoración médica, también tenemos tecnología de vanguardia que nos ayuda a favorecer la consolidación ósea en un tiempo más reducido que si lo dejamos sin tratar. Las Ondas de Choque, el Vacusport o Vacumed y la Magnetoterapia nos garantizarán una recuperación óptima y más rápida.

Tecnologías utilizadas que complementan el tratamiento de fisioterapia

Además de los tratamientos antes mencionados, también disponemos de tecnologías de última generación que acelerarán tu recuperación, como son:

  • La cinta anti-gravitatoria Alter G: especialmente indicada para fracturas de miembros inferiores, gracias a la posibilidad de reducir el efecto de la gravedad sobre el paciente. Esto te permitirá apoyar desde los momentos iniciales tras la retirada de la inmovilización, mejorando, así, el proceso de consolidación ósea, trabajando la coordinación y la estabilidad de la marcha y evitando la atrofia muscular.
  • Imoove: A través de su plataforma oscilatoria se consigue armonizar el movimiento perdido, disminuir la rigidez y el dolor de la zona afectada y recuperar el equilibrio y la coordinación.
  • Vacumed: Es una terapia de vacío intermitente (TVI), que combina en sus programas presión negativa (fase de succión) y presión positiva (fase atmosférica), produciendo una estimulación del flujo sanguíneo, venoso y linfático, así como una recuperación óptima y más rápida.
  • Bemer: Es una tecnología que estimula la microcirculación, mejorando el rendimiento de todas las células para un alivio del dolor y para la regeneración celular.
  • SIS: Basada en campos eletromagnéticos de alta intensidad que interactúan en el cuerpo, esta tecnología nos ayuda a devolver el equilibrio al tejido afectado, en este caso el tejido óseo, ya que cuenta con un programa específico para el tratamiento del hueso.
  • Vibalance: Es una plataforma inestable vibratoria que consigue un estímulo que combina los beneficios de la vibración y el entrenamiento con inestabilidad, mejorando el equilibrio y la propiocepción. Se ha demostrado que el estímulo vibratorio es eficaz en la mejora de la estructura ósea.
  • Ondas de choque extracorpóreas: Para activar factores de crecimiento, liberar adherencias o fibrosis tras cirugías, bajar la inflamación, etc.
  • Resonancia Magnética Terapéutica (MBST): Tecnología de última generación que genera un campo magnético y transfiere energía a las células dañadas con el objetivo de bajar el dolor y la inflamación, acelerar la regeneración en los tejidos y provocar el aumento de colágeno. Dentro de esta tecnología disponemos de un modelo totalmente novedoso, llamado Osteospin, con el que trabajamos específicamente sobre el tejido óseo y por consiguiente, sobre las fracturas producidas por la fragilidad ósea que se da como consecuencia de la osteoporosis. Es una terapia que no tiene ningún tipo de contraindicación, ni riesgos para el paciente y además, gracias a la activación celular que produce, sí soluciona el problema de la falta de densidad ósea y, muy importante, sin necesidad de tomar medicamentos.

TECNOLOGÍAS ASOCIADAS

FRACTURAS