fbpx

Obstrucción del conducto lacrimal

¿Qué es?

Los conductos lagrimales son pequeños tubos en las esquinas interiores de los ojos que drenan las lágrimas hacia la nariz, si se obstruyen o se bloquean de forma parcial o completa el ojo no para de lagrimear y en ocasiones tiene aspecto cerrado provocando una especie de moco con legañas que le impide la apertura.

Cuando esta osbtruido el canal producimos lágrimas para ayudar a proteger la superficie del ojo. En los bebes, en ocasiones, es posible que este conducto no esté completamente desarrollado al nacer, y esta inmadurez  provoque un  bloqueo parcial o total. Otras veces, el propio proceso del parto hace que el cráneo del bebé sufra presiones craneales que bloquea estas estructuras obstruyendo la luz del canal lacrimal.

¿Qué origen puede tener?

En el bebé provoca lagrimeo excesivo, debido a que el conducto que va del ojo a la nariz (nasolagrimal) está cerrado. Con terapia manual pediátrica tratamos las distintas estructuras que están involucradas en la esfera craneal y facial,  liberando el conducto y evitando así la cirugía en gran cantidad de casos.

¿Cómo lo tratamos?

El tratamiento consistirá en técnicas suaves, indoloras e indicadas especialmente para los más pequeños en las que se tratan los huesos del cráneo y de la cara haciendo más hincapié, en la zona orbicular y nasal;  realizaremos un pequeño masaje para estimular y movilizar del lacrimal del bebé de forma suave, así conseguiremos liberar y bombear la zona. Por supuesto se revisarán además otras estructuras importantes en el equilibrio de las presiones y tensiones craneales: la columna y el sacro.

La terapia manual pediátrica integrativa ha demostrado ser un tratamiento no invasivo muy eficaz en la mayoría de los casos.

Los fisioterapeutas pediátricos y del neurodesarrollo estamos comprometidos con los más pequeños, buscando su salud y por tanto, la de toda su familia.

Tratamiento de la obstrucción del lacrimal en bebés en la Clínica Luis Baños de Jaén

TESTIMONIOS

OBSTRUCCIÓN DEL CONDUCTO LACRIMAL