Pre y postparto

El embarazo es uno de los procesos más importantes para la vida de una mujer y por esa misma razón el cuidado personal es clave para la mamá y para el bebé.

El embarazo va a provocar cambios estructurales en la columna y la pelvis, cambios posturales importantes por variaciones en el centro de gravedad. Es importante la prevención de posibles dolores de columna, dolor ciático, de caderas… a través de terapia manual y osteopatía, y con ejercicio preventivo como el Pilates. Debemos preparar el cuerpo de la mujer y su suelo pélvico para todo el proceso del embarazo y también la preparación para el parto.

Idealmente una mujer no debería empezar una actividad física nueva cuando está embarazada, lo mejor es que la hubiese empezado a practicar anteriormente. Pero es posible comenzar Pilates directamente en el embarazo, empezando de forma más suave y progresiva, de forma individual o en grupos de sus mismas condiciones.

El primer trimestre es el momento de mayor precaución. No está contraindicado el Pilates en este trimestre, pero aquí es de mayor importancia si cabe la autorización médica para su práctica o de cualquier otra actividad física. Los ejercicios serán mucho más suaves y centrándonos sobre todo en la estabilidad de lumbares y pelvis.

El embarazo afecta al diafragma, ya que se ejerce una presión sobre él por lo que la mujer se fatiga antes. La respiración, el tratamiento costal y del diafragma serán puntos clave en nuestro tratamiento.

El peso del bebé sobre el suelo pélvico cada vez será mayor, por lo que un suelo pélvico fuerte pero elástico será importante a la hora del embarazo, parto y postparto.

Objetivos que nos planteamos con nuestro tratamiento:

  • Mejorar la estabilidad de la columna lumbar.
  • Trabajo del suelo pélvico.
  • Mejorar la curva dorsal y la lordosis lumbar como posible consecuencia del embarazo.
  • Ejercitar brazos para evitar problemas futuros ante el peso del bebé tras el nacimiento.
  • Ejercitar piernas para mejorar el retorno venoso y por los beneficios para el parto.
  • Trabajo del equilibrio, pues su centro de gravedad, por el peso del bebé, irá cambiando constantemente.
  • Mejora de la postura y el sueño.
  • Mejora de la incontinencia urinaria.
  • Reduce la depresión postparto.
  • Disminuye riesgo de trombos, varices…
  • Entrenamientos alegres, buscamos tranquilidad y serenidad!

Según el estadio nos plantearemos unos objetivos u otros, ya estemos en el primer, segundo, tercer trimestre o ya en postparto. Además también irán cambiando las posturas en las que podemos trabajar.

Es recomendable el tratamiento postparto tanto de la madre, por todos los cambios producidos en su cuerpo y su recuperación tras el parto, como del bebé recién nacido, para dar un estímulo correcto al crecimiento del bebé.

Tenemos que tener en cuenta también el tratamiento de la diastasis abdominal en el postparto, más común en embarazos múltiples. Haremos una valoración y según el caso realizaremos tratamiento mediante terapia manual, redcord para activación muscular profunda, ejercicios hipopresivos…

Pilates-pre-postparto