fbpx

¿Sientes dolor de pies en verano?

¿Sientes dolor de pies en verano?

Estamos a las puertas del verano y, con él, llega el calor y sentimos la necesidad de desprendernos de algo de ropa para estar más frescos. Lo mismo que hacemos con nuestro cuerpo lo aplicamos también en nuestros pies, pasando de un calzado cerrado y confortable a uno mucho más abierto y fresco.

Y entonces comenzamos a notar que nuestros pies se cansan más que de costumbre, notamos que la planta del pie, el talón y los dedos nos molestan y sentimos que no aguantamos ni la mitad de tiempo andando. Lo que ha pasado es que hemos pasado de “mimar” nuestros pies, encerrándolos y protegiéndolos en un zapato cómodo, a pedirles que hagan todo el esfuerzo prácticamente sin ayuda; hasta incluso con sandalias, lo que en ocasiones agudiza aún más la situación. Todo esto hace que sintamos dolor de pies en verano.

Cuando acostumbramos al pie a que un zapato haga todo el trabajo, los dedos se mueven menos, el pie no necesita trabajar tanto para estabilizarse y el movimiento suele ser menor. Sin embargo, cuando volvemos a andar descalzos o con calzado abierto, les estamos pidiendo, a nuestros pies, que realicen un esfuerzo para el que no los hemos preparado. Imagínate que te pasas todo el invierno tumbado en el sofá y, al levantarte, pretendes correr una maratón. La voluntad podrá ser infinita, pero con eso no basta; lo normal sería que a los 10 minutos desearas volver a tu sofá. Además, si coincide con época de celebraciones, aumentamos el uso de zapatos de tacón, lo que ocasiona que se apoye más la parte delantera del pie, sobrecargando la zona y alterando la forma de la pisada, con los riesgos de lesión que eso conlleva.

Dolor de pies en verano - Clínica Luis Baños

¿Cómo podemos evitar estas molestias?

Todos estamos de acuerdo en que, si queremos comenzar a correr largas distancias, no podemos hacerlo sin más, necesitamos prepararnos, entrenar y atravesar un proceso de adaptación para que nuestro cuerpo aguante ese trabajo.

Con los pies no podía ser menos, tenemos que fortalecerlos e ir acostumbrándolos poco a poco a esa nueva situación, siendo importante y recomendable una progresión adecuada. Lo ideal es que se trabajen durante todo el año, entrenando la musculatura intrínseca (los pequeños músculos que están dentro del pie) y la musculatura extrínseca (los músculos que se encuentran fuera del pie, como los músculos de la pantorrilla). Os proponemos, para ello, una serie de ejercicios y pautas para que cuidéis vuestros pies:

  • Abrir los dedos: Con la punta del pie levantada, apoya el talón en el suelo. Abre los dedos, separándolos todos entre sí y apoya todo el pie, apretando, ligeramente y con los dedos abiertos, el suelo. Esa musculatura existe, pero normalmente está muy atrofiada ya que al tener los dedos encerrados en la zapatilla no necesitan trabajar para “agarrarse” al terreno, de tal forma que, cuando los necesitamos, están demasiado débiles.
  • Apretar el dedo gordo contra el suelo: Aislar el movimiento del dedo gordo, apretándolo contra el suelo, al tiempo que levantamos el resto. El dedo gordo es muy importante en la marcha y la carrera. Tenemos músculos fuertes que manejan esta zona del pie, pero como ocurre con los dedos, en ocasiones están demasiado débiles por el poco entrenamiento que les damos.
  • Levantar el dedo gordo: Con el resto de los dedos apoyados, levantar el dedo gordo del suelo. Este movimiento es muy importante, ya que influye en la forma en que pisamos y en la estabilidad del pie.
  • Puntas – talón: Ponte de puntillas, baja lentamente y apoya el talón levantando las puntas, volviendo otra vez a la posición de puntillas. Así trabajarás los músculos de la pantorrilla para prepararlos. Es interesante combinarlo con el de abrir los dedos: al apoyar el talón abres los dedos y luego subes de puntillas notando el apoyo de los dedos en el suelo.
  • Equilibrio: Realiza ejercicios de equilibrio a una pierna, con algún apoyo cercano para darnos seguridad. Nos vendrá muy bien para mejorar la estabilidad de las piernas en general, siendo el pie una parte importante de ello.

 

Estos son algunos consejos que te ayudarán a evitar males mayores y a disfrutar más de las vacaciones. Y recuerda que la supervisión y el tratamiento de un profesional cualificado son necesarios para evitar, prevenir y recuperar lesiones, así que no dudes en preguntar acerca de las diferentes terapias que en Clínica Luis Baños tenemos a tu disposición.

 

Y ahora, prepárate para disfrutar del verano sin dolor de pies.

OTRAS NOTICIAS

  • Gimnasia abdominal hipopresiva. ¿Sabes lo que es? En este artículo te explicamos en qué consiste y de qué forma puede beneficiarte....

  • ¿La cabecita de tu bebé presenta una zona aplanada? Es posible que sufra plagiocefalia. En nuestra unidad de pediatría podemos devolver al cráneo su forma original gracias al uso de técnicas manuales totalmente indoloras....

  • ¿Has sufrido una fractura y no sabes cuándo comenzar la rehabilitación? ¿Has pasado por el quirófano y tienes dudas sobre qué hacer a continuación? ¿Quieres recuperarte lo antes posible pero tienes miedo de no saber cómo actuar?...

  • Tras los 2 artículos anteriores en los que hablábamos de la influencia que tiene el uso de la tecnología actual en nuestra salud, somos más conscientes de la gran repercusión que nuestros hábitos posturales y nuestro entorno de trabajo, tienen sobre nuestra salud....