Un paciente con hernia de disco cervical nos cuenta su caso

Todo comenzó hace más de año y medio, aproximadamente sobre octubre de 2012 comencé a tener molestias en el cuello y brazos, al principio no le di mayor importancia, seguía haciendo vida normal, trabajando y haciendo deporte que es mi auténtica pasión. Iban pasando los días y las molestias fueron aumentando, eran unos dolores cada vez más fuertes sobre todo en los brazos, dolores que notaba que se acrecentaban cuando salía a correr ó hacía pesas en el gimnasio, tenía también como espasmos musculares en el brazo y en la parte dorsal. Sin darle aún la importancia que tenía empecé a ir a un quiromasajista pero no tuvo éxito, los dolores seguían. En diciembre de 2012 tuve una crisis muy fuerte que me obligó a ir a urgencias del dolor tan intenso, decidí ponerme ya en manos de fisioterapeutas de mi ciudad (Valencia) y después de varios meses y sesiones seguía en el mismo punto, con dolores continuos, sin poder hacer deporte y sin saber aún qué es lo que me producía esos dolores. Llegó un momento que lo peor no eran los dolores físicos, lo peor era el estado de ánimo que te provoca esta situación de llevar varios meses en el mismo punto, sin saber qué es lo que tienes, con dolores insoportables y no saber si podrás volver a hacer tu vida normal.

Con todo esto decidí contactar con Luis, aunque estábamos a 500 km de distancia de su clínica tenía la esperanza que pudiera encontrar solución a todo esto. Efectivamente no me equivoqué, en la primera conversación telefónica que tuvimos le expliqué todo, síntomas,… y ya me habló de que se trataría de una hernia discal cervical. Al principio te preocupas al oir lo de la hernia discal pero Luis se encarga con su positividad y conocimiento de que no hay problema, por eso me citó para que fuera a su clínica ya que quería verme y que no me preocupara, que en 3 sesiones me dejaba “nuevo”. Así que sin dudarlo me cogí el coche y tras 5 horas nos plantamos en Jaén. Yo no conocía la Clínica, pero nada más entrar te das cuenta que no es una Clínica normal, es diferente al resto, ó al menos de las clínicas que yo conocía de Valencia, es espectacular, por todo, diseño, decoración, medios materiales, tecnología pero sobre todo el equipo de profesionales que dispone.

Llega el momento de entrar en la consulta y me recibe muy amablemente una de las fisioterapeutas de su equipo, me realiza varias preguntas con el objetivo de disponer de toda la información. Al poco tiempo entra ya Luis y en un momento tras examinarme y ver que todo apunta a una lesión de hernia discal diseña el tratamiento completo a seguir. Fueron 3 sesiones en las que me hicieron Osteopatía, máquina de laser de alta potencia, máquina de tracción discal y la técnica EPI. Fue un tratamiento intensivo y en cada sesión iba notando una mejoría real que hasta entonces no se había dado. Esto hizo que mi ánimo diera un giro de 180 grados y viera por fin las opciones reales de solución. Una vez terminado el tratamiento Luis me dio las pautas a seguir en Valencia, ejercicios que debía seguir haciendo, además de que al llegar a Valencia me hiciera una resonancia para verlo todo mejor y confirmar que se trataba de una hernia discal. Efectivamente no se equivocó, la resonancia confirmó la hernia discal en la cervical C5-C6 y protusiones discales en el resto (C3-C4, C4-C5 y C6-C7).

El caso es que fueron pasando los días y la mejoría fue a más hasta que llegó el momento que ya me olvidé que tenía una hernia discal y a día de hoy estoy perfectamente, totalmente olvidado, sin molestias y haciendo deporte, incluso media maratón que hice aquí en Valencia, algo totalmente impensable hace año y medio.

Por tanto no me queda otra que agradecer a Luis y su equipo todo el esfuerzo y trabajo, y que 500 km en coche para ir y otros tantos para volver no es nada comparado con la ayuda que he recibido.

Muchas gracias.

Tratamiento de la hernia de disco en la Clínica Luis Baños de Jaén

OTROS TESTIMONIOS