Recuperación total de una lesión grave de rodilla

Electrólisis: proceso por el cual ocurre la captura de electrones en el cátodo  (negativo) y la liberación de electrones por el ánodo (positivo) para disgregar una sustancia.

Así de simple se resume la relación a la que te somete Luis Baños. Desde que entras a la clínica todo se convierte en una transferencia de positivismo, y desde ese momento empieza tu recuperación.

Mi paso por Clínica Luis Baños se produce por una tendinosis cronificada del tendón rotuliano de la rodilla izquierda en la cual otras terapias convencionales habían sido totalmente ineficaces. El dolor en la parte frontal de la rodilla era tan limitante que tuve que estar de baja en varias ocasiones, no podía hacer una flexión normal de la rodilla y mucho menos apoyar la rodilla en el suelo. Es por ello que decidí ponerme en manos de Luis Baños.

Una vez llegas a la clínica te inundas de esa percepción positiva y de tranquilidad que te trasmite todo su equipo, porque es eso lo que son y se nota, un equipo.

Cuando me recibió Luis es cuando me di cuenta de que realmente podía haber solución a tantos meses de trastornos. Me explicó y enseñó realmente en qué consistía mi lesión, y no se me olvidarán esas palabras “no te preocupes que esto te lo arreglo yo” y ahí empezó la electrolisis, con Luis y su liberación de “positivismo”. Mi lesión se había convertido en una merma diaria de actividades cotidianas, desde el conducir hasta el poder jugar con los niños y la desesperación era más que evidente. Tras la primeras 3 sesiones donde se me combinó EPI y Ondas de choque, a pesar del dolor del tratamiento, la mejoría fue notable.  Se había reducido el dolor al tacto e incluso la movilidad iba recuperando su normalidad. Ya podíamos empezar con la recuperación a mas niveles y comenzamos en apenas un mes a fortalecer musculatura, gracias a los tratamientos de Julia y su continua motivación en apenas 2 meses ya había desaparecido el dolor, las sensaciones de movilidad eran muy buenas, incluso comencé de nuevo a correr en cinta, siempre supervisado por el gran equipo que me atendió en la clínica. Ya sólo quedaba recuperar la actividad deportiva, y es ahí donde entró Salva con la readaptación deportiva, que junto a Julia, consiguieron que en 4 meses, mi lesión de más de 2 años hubiera pasado a la historia. 


Un año después y tras varias revisiones, la lesión ha quedado anclada en el pasado y vuelvo a disfrutar de la vida y la familia como antes. Han sido meses de esfuerzo y altibajos pero que han merecido la pena. Quisiera agradecer a todo el equipo de la Clínica Luis Baños, desde las Auxiliares hasta su gerencia por el trato y su apoyo que dan desde el primer momento que entras por la puerta y por su continuo “positivismo”, mil gracias. 

testimonio-tendinosis-tendon-rotuliano

OTROS TESTIMONIOS