fbpx

Todo lo que debes saber sobre el hipo

Y, de pronto, sin causa aparente, nos encontramos que tenemos hipo, una sensación incómoda que nos interrumpe cuando hablamos y que nos provoca un espasmo cada cierto tiempo.

Todos hemos sufrido hipo o hemos visto a alguien que sufría un “ataque de hipo”. Pero… ¿Qué es realmente el hipo y por qué aparece? ¿se puede controlar el hipo? Si quieres una respuesta, sigue leyendo…

¿Qué es el hipo?

El hipo es el resultado de una contracción repentina e involuntaria del diafragma y los músculos intercostales junto con un cierre brusco de la glotis, lo que produce el característico sonido «hip«.

Por lo general, se trata de episodios transitorios que se resuelven en un lapso de tiempo relativamente breve, unos minutos. Ahora bien, hay otros casos, bastante minoritarios, en los que el hipo se prolonga durante mucho más tiempo. Hablamos de hipo persistente cuando su duración supera los 2 días. Y, hay otros casos, mucho más agudos, en los que el hipo puede llegar a prolongarse durante más de 1 mes; es lo que los especialistas denominan hipo intratable. En ambos casos, hipo persistente e hipo intratable, es muy recomendable acudir a un médico para que pueda estudiarlo y ver si está relacionado con alguna patología.

el-hipo

¿Cómo puedo controlar el hipo transitorio?

Existen remedios caseros creados para paliar los síntomas del hipo. Algunos de ellos son de sobras conocidos por la mayoría de gente:

  • Beber agua a sorbitos con las piernas flexionadas.
  • Aguantar la respiración unos segundos.
  • Que te asusten.

Pero estos procedimientos o remedios, que a veces sí funcionan, no están avalados por ninguna evidencia científica; aunque eso es algo que no debe preocuparnos, pues se trata de prácticas sencillas que no suponen ningún riesgo para nadie.

Hipo persistente e hipo intratable

La ciencia apoya que la causa del hipo agudo se debe a la suma de varios acontecimientos que ocurren en nuestro sistema nervioso central y periférico. En casos de hipo persistente e hipo intratable, realizar un tratamiento de fisioterapia y osteopatía parece resultar efectivo, ya que se puede actuar modulando los componentes del sistema nervioso, como el nervio vago. También se podría actuar con fisioterapia y readaptación, consiguiendo mejorar la capacidad ventilatoria y optimizar el uso que hace nuestro sistema respiratorio del oxígeno y del dióxido de carbono.

OTRAS NOTICIAS